esta semana...

vi:

primer
de shane carruth (2004)



si bien sigo prefiriendo a (mi película favorita) upstream color su antecesora también me encantó.
primer es una película que necesita ser vista un par de veces por su enorme complejidad, las líneas temporales se bifurcan y entrecruzan como jamás había visto antes que lo hagan, pero su trama es muy interesante (especialmente si al espectador le interesa la ciencia ficción y no necesita demasiados efectos especiales para disfrutarla)
en breve la veré de nuevo. estoy segura de que voy a encontrarle más detalles.

leí:

una judía americana perdida en israel
de sarah glidden (2011)




para continuar con el tema de mi anterior lectura (jerusalem de guy delisle) decidí que era momento de leer esta novela gráfica.
encontré en su lectura dos temas diferentes, como si fueran dos capas, íntimamente entrelazadas;
por un lado la búsqueda de comprensión de un país sumamente complicado, el imposible intento de encontrar una verdad absoluta que explique quien es el bueno y quien es el malo en el conflicto palestino-israelí, y por otro lado una parte más íntima, con la que me identifiqué mucho al momento de leer, relacionada con la dificultad de sarah a lidiar con las diferencias de opinión.
la autora encuentra la madurez al comprender que no siempre hace falta llegar a un acuerdo con el otro, pero si hace falta respeto, y que respeto es no imponer una opinión, la verdad absoluta no existe y ella lo aprende a lo largo del viaje.
sarah llega a israel imponiéndose no querer al país que va a conocer, pero las cosas no le resultan tan fáciles.

the first bad man
de miranda july (2015)



ya he escrito sobre cuanto adoro el trabajo y la mente de miranda july (sigo sosteniendo que si pudiera ser otra persona por un día sin dudas elegiría ser ella y estar en su cabeza) sin embargo su última novela no me volvió loca. tampoco puedo decir que sea mala, al contrario, pero quizás la abordé con demasiadas expectativas. la responsabilidad de que no me haya gustado más aún probablemente sea mia. la historia es rara, fascinante, y en varias ocasiones me recordó a quieres ser john malkovich. una trama llena de personajes peculiares, sin complejos, entrelazados en relaciones aún más peculiares (que sin embargo se vuelven en cierto punto familiares) es su mejor mérito.

"If you were wise enough to know that this life consist mostly of letting go of things you wanted, then why not get good at letting go, rather than trying to have?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario